Follow by Email

jueves, 8 de septiembre de 2011

Expectativas flexibles

Cada niño es un mundo y cada familia también lo es, por eso las expectativas ante la adopción además de claras tienen que ser suficientemente flexibles y adecuadas a la realidad de Rusia.

La mayoría de las familias os ofrecéis para adoptar un niño sano. Sin embargo, el concepto de salud y la capacidad para determinar la situación de salud varía mucho. La mayoría de los niños vienen de Rusia con ciertas carencias en el área de la salud que son fácilmente recuperables una vez que ha llegado a España. Otros niños sin embargo, padecen enfermedades que no han podido ser adecuadamente diagnosticadas o que les sobrevienen una vez han llegado a su hogar y que revisten mayor gravedad. Tenemos que tener esto en cuenta para no tener sorpresas.

En cuanto a la edad del niño, en la Idoneidad se establecen orientaciones acerca de la franja de edad aproximada que se ajusta a cada familia. En base a estos criterios hacéis la solicitud a Rusia. Pero las características de este ofrecimiento, no es un contrato, sino una orientación para que los funcionarios rusos encargados de asignar una familia a cada niño necesitado puedan tener una guía a la hora de hacer su trabajo.

Cuando vamos a ser padres, nos imaginamos como será nuestro hijo y empezamos a querer esa imagen que tenemos de el. Luego el niño llega y nunca es exactamente igual al que nos habíamos imaginado. En la adopción, el campo para las diferencias es mucho mayor. Para que esas diferencias entre el niño que habíamos imaginado y nuestro hijo real no sean incompatibles, es muy importante hacernos a la idea de cómo son los niños que pueden ser adoptados hoy en día en Rusia.

No hay ningún niño exactamente igual al que imagináis. El niño ya es una persona cuando comienza a ser vuestro hijo y habrá que conocerlo, quererlo y aceptarlo tal y como es, independientemente de lo que esperabais.

Si os dais cuenta de que el niño que esperáis no se parece a la realidad de los niños institucionalizados que hay en Rusia y que pueden ser adoptados internacionalmente, o que no podéis acoger a un niño que tenga un grado mayor de dificultad o de diferencia, habría que pensar, honestamente, que quizás deberíais renunciar a vuestro deseo de adoptar en Rusia o por decirlo de otra manera, es muy difícil, casi imposible, que la adopción cumpla vuestros verdaderos deseos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario